La era del cambio

El Bien vivir

Sócrates fue el primero en volver la mirada de la filosofía griega hacia la vida humana, hacia la vida cotidiana de sus conciudadanos. El “bien vivir” y cómo lograrlo fue el principal faro que guió su pensamiento. En el fondo, ¿No es eso lo que, en última instancia, todos queremos? Conseguir ser felices alejándonos del sufrimiento, pero, ¿Lo logramos? Creo que no siempre, o al menos no tanto como querríamos.

¿Sufrimos en nuestras vidas?, ¿Vivimos todo tipo de crisis? Yo creo que sí. ¿Tenemos crisis de sentido sobre lo que hacemos, sobre lo que queremos,  o en lo que creemos? ¿Sufrimos crisis en nuestras relaciones más importantes? ¿Crisis personales? ¿Crisis profesionales, sociales y económicas?  Solo hace falta mirar un poco nuestra sociedad para darnos cuenta de ello. Ese “bien vivir” que buscaba Sócrates se nos antoja frecuentemente un tanto esquivo. Quizás es que no sepamos hacerlo bien. Podría hasta pensarse que, quizás, como especie, no nos fuera posible alcanzar ese ideal.

Sigue leyendo

El Arte de Liderar

¿Qué es liderar?

¿Estamos hablando de empujar a las personas a hacer lo que queremos que hagan?,  ¿O más bien hablamos de inspirar a las personas a que quieran hacer lo que saben hacer?

¿Empujar?, ¿Inspirar?… he ahí la cuestión.

Aquí postulamos dos caminos de acción con consecuencias y resultados diferentes. Antes de dirimir qué camino yo juzgo más efectivo en las organizaciones del siglo XXI, tenemos que entender un poco lo que es un ser humano para poder fundamentar lo que después vamos a proponer para las organizaciones que quieran ser eficientes en el futuro y, de este modo, puedan conservar su supervivencia.

Un capitán de barco se toma muchos años estudiando para poder gobernar de manera efectiva su nave. ¿Qué estudia tantos años? Estudia el medio en que se moverá (Corrientes, vientos, mareas, geografía, etc.), estudia la estructura de la nave que manejará (Casco, velas, timón, etc.) de modo que conoce cómo ésta reacciona frente al medio en que se encuentra y todo eso le permitirá gobernarla de modo efectivo.

Sigue leyendo

¿Qué es ver?: Ontología del Observador

Uno no suele ir por el mundo haciéndose esa pregunta. ¿Qué es ver?, ¿Cómo hacemos los seres humanos para conocer el mundo, la realidad que nos rodea?

Vivimos, ya desde la escuela, en un discurso en el que se nos explica como unas partes de nuestros cuerpos, los sentidos, nos permiten captar el entorno que nos rodea. Eso nos permite a los seres vivos movernos con eficiencia en el medio en el que existimos. Es decir, por ejemplo la vista, nos cuentan cómo un haz de luz que rebota en un objeto, pongamos un árbol, luego incide en nuestra retina y, de alguna manera el árbol nos dice qué es. Así hablamos de que la luz nos “trae” la información de los objetos desde los que rebota.

Bien, si uno intenta estudiar cuál es ese proceso operacional y concreto mediante el cual el árbol le dice a nuestro ojo o a nuestro cerebro qué es, uno se encuentra con que eso que se evoca en el discurso tradicional, no pasa. Ya que si eso así sucediera, deberíamos hallar una relación unívoca entre el objeto percibido y el sistema nervioso del perceptor. Es decir, algún proceso en la retina o en el cerebro que tuviese que ver específicamente con el objeto percibido, en nuestro ejemplo, el árbol.  Es decir, que pudiéramos observar en la retina o en el sistema nervioso diferentes procesos según el objeto percibido.

Sigue leyendo

Amor y Coaching Ontológico


“El verdadero viaje de descubrimiento no consiste en buscar nuevos territorios sino en tener nuevos ojos.”

 

Hace años, en Chile, un científico se atrevió a hablar del amor como parte de su argumentación científica. Un planteamiento bonito, sin duda, pero muchos le acusaron de que eso no era ciencia.

Yo, curioso ante ese debate, me acerqué a la obra de ese científico, el biólogo chileno Humberto Maturana (1), y como resultado de esa incursión se amplió mi mirada y la comprensión sobre lo humano de formas que ni tan siquiera hubiese podido imaginar.

Sigue leyendo

Conservación y cambio: una mirada sistémica

El dilema (1)

Hace ahora 25 siglos, los griegos, con el nacimiento de la filosofía, enfrentaron dos preguntas fundamentales. Esas preguntas giraban entorno al carácter de la realidad y del ser humano. Decimos que esas son preguntas fundamentales ya que, dependiendo de la respuesta que demos a ellas, va condicionar toda otra forma de conocimiento y, con ello, también nuestra propia existencia.

En ese momento, en el extremo más occidental del mundo griego, aparece un filósofo excepcional: Parménides. Él responde a las preguntas fundamentales del siguiente modo:

  Sigue leyendo

Historias que nos contamos: Narrativas y Coaching Ontológico

Preguntarnos por lo constitutivo del ser humano nos puede llevar a ver que rasgos conforman y a la vez distinguen nuestra especie. Bien, si uno estudia en profundidad que es lo que nos diferencia esencialmente de las otras especies que habitan el planeta, puede concluir, siguiendo la senda del pensamiento cartesiano, que es el razonar: “Pienso luego existo”. Pero si analizamos que subyace al razonar, concluiremos también que éste, como otras conductas humanas, es tributivo del lenguaje.

Sigue leyendo

La Estructura de la magia

La Estructura de la magia (1)

SergiCris.2

Magia es toda situación vivida por un observador que desafía las coherencias de su propia experiencia y se encuentra no siendo capaz de explicarla. Cuando eso ocurre nos quedamos fascinados ya que, de algún modo, la experiencia vivida pone en parte en cuestión nuestro actual modo de mirar el mundo.

Cuando vemos eso, muchas veces esa fascinación nos lleva a la curiosidad de querer entender, ¿cómo ha ocurrido?, ¿cómo lo ha hecho?. A veces también querríamos aprender a hacerlo nosotros mismos, llegar a ser nosotros también magos.

Sigue leyendo

Coaching Ontológico: Bases para una nueva epistemología

                       _________________________

Sacando apenas la naricita del agua, atraído por ese curioso revoloteo que alcanzaba a adivinar en el límite del mundo, pudo observar como una mariposa multicolor aterrizaba en su morro.

 “¿Qué tipo de pez eres tu?” – preguntó curiosa la mariposa 

 “mmmm…No se” respondió titubeando. “Creo que soy un pez-payaso” 

 “Ah!… y…pez-payaso,  ¿está fría el agua?”

Despues de un largo silencio el pequeño pez balbuceo – “…¿Qué es “el agua”?…”.

S.C.

                                          _________________________

Los seres humanos nos diferenciamos fundamentalmente de los otros animales con los que compartimos el planeta tierra en nuestro modo de vivir. Este modo particular gira entorno al lenguaje. Bien es cierto que otras especies que pueblan el planeta tienen lenguaje, si por ello entendemos que operan entre individuos en coordinaciones de coordinaciones de acciones (*). Los ejemplos son múltiples: ballenas, delfines, hormigas, abejas, etc. a través de sonidos, movimientos, olores coordinan acciones entre ellos y, a veces, coordinan sus coordinaciones. Por tanto el uso de un lenguaje no nos diferencia de ellos. La particularidad que sí nos diferencia de ellos,  a la vez que nos constituye, es nuestro “existir en el lenguaje”. Eso es, los seres humanos vivimos permanentemente inmersos en coordinaciones de coordinaciones de acciones consensuales (Ver Maturana y Varela 1984).

Sigue leyendo